El Presidente Trump firmó una nueva orden ejecutiva llamada “Suspension Of Entry Of Immigrants Who Present A Risk To The United States Labor Market During The Economic Recovery Following The 2019 Novel Coronavirus Outbreak”, el 22 de Abril del 2020.

Si bien esto suena poderoso y puede ser semejante al rugido del gran león, rey de la jungla, rugiendo con gran fuerza y poder para asegurar el control de su reino, es en realidad el gemido de un gato miedoso quien ha perdido el control de su país.

La verdad detrás de todo el ruido que esto genera es que en realidad esta nueva orden no refleja ningún cambio en lo absoluto. ¿Por qué?

  • Inmigrantes no pueden viajar a los Estados Unidos, se ha restringido la entrada al país a todos los extranjeros excepto a personas con green card, familiares directos de ciudadanos americanos, diplomáticos y miembros de tripulación.
  • Las embajadas y consulados americanos no están otorgando entrevistas en persona, lo que significa que ningún extranjero puede obtener ningún tipo de visa.
  • La vigencia de esta orden es por 60 días, igual que la prohibición de viajar y la pausa del procesamiento de visas en consulados, es decir, esto ya estaba establecido hace tiempo así que tiene el mismo efecto, haciendo esto inútil.
  • Esta orden menciona únicamente visas basadas en empleo para inmigrantes – Se estima que, siempre y cuando haya un alto nivel de eficiencia por parte del Departamento de Estado, en dos meses se podrían emitir 75,000 visas basadas en el empleo. Más de 26 millones de estadounidenses han perdido su empleo solamente en el último mes. Si hacemos las cuentas, esto representa una gota en el océano, ni siquiera una cubeta.
  • Esta orden no elimina las visas para inmigrantes y dado que estas visas no tienen una vigencia en específico, solo significa que los inmigrantes necesitan esperar a que esta orden venza para obtener sus visas. Esto solo causa que todo se prolongue aún mas debido al cierre de embajadas y consulados.
  • Muchos extranjeros trabajan en los Estados Unidos con visas de no inmigrante, es decir, visas temporales que no exceden de 5 años, mas no con visas de inmigrante, las cuales no son consideradas en esta orden.
  • La mayoría de los trabajadores inmigrantes que obtienen la residencia permanente lo hacen por medio de un ajuste de estatus dentro de los Estados Unidos durante su periodo de empleo. Ellos no esperan fuera de los Estados Unidos para obtener su visa de inmigrante, esta orden no detiene ningún procesamiento de visas dentro de los Estados Unidos.

 

En esencia, esta orden pone en marcha lo que ya era una realidad: La falta de entrevistas consulares significa que no hay emisión de visas en este momento, y aunque todas estas visas de inmigrante serán emitidas eventualmente y siendo estos números tan pequeños, esto significa que este número de visas, prácticamente no tienen ningún efecto en el mercado laboral de los EE. UU.

Sería una exageración el llamarle a esto una medida preventiva porque no tiene ningún efecto más allá de lo que está sucediendo. Es en realidad el gemido de un león asustado quien ha perdido su valor.