Sólo la mitad de los elegibles se han aplicado para el nuevo programa de Acción Diferida y debe hacerlo antes de que sea demasiado tarde.

El programa denominada Acción Diferida para Los Llegados en la Infancia (“DACA” por sus siglas en ingles) es un programa que fue promulgada por medio de una orden ejecutiva firmada por el presidente Obama el 15 de junio, 2012.

EL objetivo de DACA es de proteger a los individuos indocumentados que fueron traídos al país cuando eran niños y se quedaron, o que entraron ilegalmente (entró sin inspección, “EWI”). Al tener la aplicación aprobada, se les garantiza que no serán deportados (salvo la existencia de condenas penales subsiguientes que los hacen deportables) y serán legalmente autorizados a trabajar en los Estados Unidos. La intención del programa es admirable, pero su defecto fatal es que no ofrece una vía a la ciudadanía – y el futuro de la DACA es incierto, ya que esta basado en una orden ejecutiva en lugar de una ley del Congreso.

DACA ha proporcionado pocas garantías, y eso puede ser la principal causa por el nivel de participación inferior a lo esperado entre los que pueden ser beneficiarios.

● DACA no confiere estatus legal a ningún inmigrante y no es una medida permanente.

Un estudio recientemente publicado muestra que sólo la mitad de los inmigrantes que son elegibles se han aplicados. Las estadísticas compiladas por The Migration Policy Institute (Instituto de Política Migratoria, un grupo no partidista de investigación,” por sus siglas en ingles), encontraron que solamente 567,500 (52 %) de los 1.1 millones de inmigrantes elegibles hasta el momento.

Los inmigrantes que aplicaron para DACA y fueron aprobados tendrán que renovar a finales de 2014. Cómo estas renovaciones serán manejadas por el gobierno de Obama es actualmente desconocido. Así que incluso aquellos que han sido aprobados se encuentran todavía en el limbo.

Como he señalado anteriormente cuando se lanzó por primera vez el programa, el hecho de que DACA carece de protecciones sustanciales para los que están aquí ilegalmente ha sido la razón porque muchos inmigrantes no se han postulado. Muchos inmigrantes que han vivido en este país sin estatus permanente son reticentes a presentarse y proporcionar sus nombres, residencias e informacion para los registros oficiales. Piensan que como hay ninguna garantía en DACA que la información que el solicitante proporciona en su solicitud no será compartida por el USCIS (US Citizenship and Immigration Services), o bien, que la deportación podría ser el resultado de la nueva información, y por ende no vale el riesgo. En mi opinión los que corren el mayor riesgo son los que NO APLICAN.

El Presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, ha declarado recientemente que cualquier reforma de inmigración que limpia la casa se ​​hará de manera poco sistemática. La falta de acción del Congreso ha servido para exacerbar la incertidumbre que rodea DACA e inmigracion. La Orden Ejecutiva detrás DACA se vence este año. Muchos miembros de la Cámara Republicana caucus se oponen firmemente a proveer un camino a la ciudadanía. No queda otra que aplicar, YA.